PARQUE LO VARAS

mayo 5, 2008 at 2:36 am 1 comentario

“EL JARDIN SECRETO DE RENCA”

Carole Díaz.

 

Lo Varas, antiguamente un fundo “Lo Velásquez”, de gran extensión e importancia, que por su venta y reformas de la época se convirtió en zona de viviendas sociales. Actualmente solo se conserva la Casona patronal y un pequeño parque a su alrededor.

 

La mejor opción para llegar al Parque lo Varas es utilizando el Transporte Publico. Dado que no existen ciclovías, ni estacionamientos de automóviles. Aún así llegar es de fácil acceso ya que la red de Transporte Público así lo permite. El parque se ubica hacia el limite sur poniente de la Comuna de Renca, entre las Calles Totoral Bajo ( #1018 ) y Costanera Norte. El acceso principal y único por el momento de ubica en la Calle Totoral Bajo.

 

Dado que el limite del parque colinda con la Costanera Norte, se produce un quiebre en la conectividad con el publico del sector siguiente a la carretera. Sin embargo lo Varas se sitúa, frente a un colegio, cercano a un consultorio y en medio de un sector residencial, lo cual genera muchas visitas. Como dije anteriormente existe una única entrada, el resto esta rodeado por una fuerte reja que no permite la apropiación de la comunidad al borde del parque. Esto no es al azar, ni tampoco por una idea conservacionista del parque, sino que fue provocado por la misma comunidad, la cual no busca en el parque un lugar de sano esparcimiento o de relajo, sino lo contrario. Ya que puede ser convertido en un foco de malas acciones humanas, el Ministerio de Vivienda y Urbanismo decidió mantenerlo con solo un acceso. El ingreso se realiza a través de un portón de fierro, el cual no genera un problema a la hora que el parque cumpla su función de invitar a la gente a ingresar. Desde la entrada se visualiza la intención armónica y cálida del parque.

 

A un costado de la entrada se encuentra la portería, donde hayamos a los Guardias de Seguridad, ellos cumplen si uno así lo quiere, la función de “Guía” o de Relator  de la historia y coyuntura del parque. Al otro lado, en el centro y rodeado de árboles frutales se encuentra los juegos para niños, muy de acuerdo con el entorno, los hay de Maderas y  Plásticos. Por la cercanía a la entrada, permite la fácil llegada de los niños con sus padres a cualquier momento. Continuando con el camino principal se llega paralelamente a dos sitos importantes, la gran Casona Colonial, que pertenece a la historia del lugar y el imponente y hermoso arbolado de magnolias (Magnolia grandiflora L.) que brinda sin duda una de las mejores sensaciones. Este arbolado cuenta con asientos muy sutiles con el entorno, no rompen el esquema de tranquilidad ya que son de madera barnizados y bien mantenidos. Alrededor del arbolado se disponen bandejones de césped, lo cual termina de lograr una sensación de orden y real tranquilidad. Observando la ruta del arbolado, se puede dar cuenta que su función principal, dentro del diseño original del Parque, fue de camino obligado para llegar al otro extremo donde se ubica la Casona. En el centro del parque existe una especie de Anfiteatro, Pista de Patinaje o Skatepark, concéntrico a esta instalación hay asientos en el mismo orden de material que el Anfiteatro Multifuncional, lo cual deja en claro que su función es reunir y dirigir las miradas a el.

 

En un extremo, se ubica una Pequeña Pérgola la cual es otra instancia de reunión dentro del lugar. Por la forma cuadrada del Parque Lo Varas y disposición notoriamente central, se hace imprescindible instalaciones en los extremos.

 

El gran atractivo del Parque es su cubierta Vegetal Arbórea que cumple con el efecto de lleno, de gran impacto son las Magnolias, muy añosas en buen estado y bien ubicadas, por otro lado se puede observar de manera escultórica un grupo de Palmeras, esto puede parecer algo contrario al resto del Arbolado, pero por su disposición y el lugar donde se encuentran, estas brindan una hermosa visión. También esta la posibilidad de descansar en la pradera, la cual provoca sensación de tranquilidad y sin duda un enorme bienestar, menores son las cubiertas arbustivas pero esto no se transforma en un problemas, sino al contrario ya que sigue un orden consecuente. Se pueden considerar dos praderas en el lugar, una central y una continua a los juegos de niños, esta ultima muy cercana al borde colindante con la Costanera, lo que no permite alejar el pensamiento fuera de la Cuidad.

 

Un aspecto importante y cumplido por el Parque es la posesión de Baños y Bebederos, lo cual es paradójico, ya que al mismo tiempo que poseen no pueden disponer de ellos, todo finalmente recae por malas conductas de la población.

A pesar y en oposición del posible estado del parque, se impone el orden y la buena mantención, lograda por el equipo de limpieza del Siglo Verde, en este sentido sin duda deja las intenciones de una segunda visita.

 

La circulación del Parque se basa principalmente en un camino central, que dirige la atención a los juegos, y a la ruta arbolada, esta desemboca por su parte con otro camino que recorre los lados norte y ponientes. No posee caminos que fraccionen, ni que produzcan una obligación a los transeúntes, la pradera esta ahí para pasar caminando desde un extremo a otro, los caminos son todos en orden a los cuatro lados, y cumplen una función de una agradable caminata.

 

Al llegar al parque lo primero que me encontré fue un agradable caballero dispuesto a comentarme lo que sucedía en el Parque, el era uno de los cuatro guardias de seguridad con el que cuenta el recinto. Por la condición transparente provocada por los árboles de gran altura, se consta de una visual amplia del sector, sin dejar lugares escondidos. Los bordes son transitados por una gran cantidad de personas, ya que por dos de ellos transita la locomoción colectiva. Estos bordes no continúan con la intención de parque, en ellos se encuentran unos pocos árboles, y una especie de plaza colindante la cual no intensifica las ganas de penetrar el parque.

 

La experiencia del Parque Lo Varas, fue un real agrado. Desde donde nos acerco la locomoción y hasta la entrada del parque, no se alcanza a percibir la grandiosidad del recinto, al cruzar la entrada me invadió una exquisita sensación de bienestar, de no dejar ese lugar y de permanecer en el por aún mas tiempo. El lugar traslada a otra época, no pasa el tiempo, mas bien se detiene, las magnolias se encargan de brindar la calma y la paz que junto con el cantar de las aves obliga el retorno a el.

Anuncios

Entry filed under: Uncategorized.

PARQUE MAPOCHO PONIENTE “POR PUDAHUEL Y LA BANDERA”

1 comentario Add your own

  • 1. Roberto  |  octubre 19, 2015 en 1:35 am

    algún enlace donde pueda observar la planimetría del parque?

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


PARQUES URBANOS

mayo 2008
L M X J V S D
« Abr   Jul »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 6 seguidores

Posts Más Vistos

Blog Stats

  • 27,812 hits

A %d blogueros les gusta esto: